Por: MCC FUSADER GIDROT-UIS

Nov/25
Publicaciones

Revista ENCUENTROS número 19

CIUDAD, MEDIO AMBIENTE Y TERRITORIO

Nos queda la tarea, en nuestro territorio, de sembrar las bases para poder establecer un camino sostenible que permita aportar a la recuperación de nuestra casa común

Compartir

Revista ENCUENTROS número 19 

Publicación de Movimiento Cívico Conciencia Ciudadana-MCC, Fundación Santandereana para el Desarrollo Regional-FUSADER, Grupo de Investigación GIDROT, Escuela Economía UIS, Financiera Comultrasan

editorial

«El agua es parte fundamental de la vida y la naturaleza» 

La obsesión por el oro del páramo de Santurbán, ha llevado a los jeques de los Emiratos Árabes, dueños de Minesa, a realizar lo imposible, con el fin de obtener la licencia ambiental que les permita explotar la mina de oro que, según cálculos, reposa en las entrañas del páramo en un estimado de nueve millones de onzas.

Primero fue el presidente Santos, quien les ofreció todas las garantías para la realización de las inversiones en Santurbán. Su gestión no les dio los resultados esperados, pues la ciudadanía, con pleno conocimiento de las implicaciones que tiene romper las montañas del páramo, se opuso radicalmente. El proyecto no obtuvo la licencia ambiental, y cada día la sociedad toma mayor conciencia frente al significado que tiene el páramo para la vida de más de dos millones de personas.

Ahora, el presidente Duque asiste a Escocia al encuentro COP26, sobre el cambio climático, para establecer los nuevos objetivos que permitan controlar el calentamiento global. En la cumbre, donde participaron 197 países, Duque se muestra como un estadista estadista líder en el propósito, mientras en su país asesinan a los defensores del medio ambiente, la deforestación avanza sin que haya controles que la impidan, se impulsa el fracking y se entregan territorios con ecosistemas especiales para la explotación minera.

Después de su actuación en el foro, viaja a Abu Dabi a hacer entrega del páramo de Santurbán. En campaña, Duque le prometió a los santandereanos que en su gobierno no habría minería en el páramo, y parece que las deliberaciones, conclusiones y compromisos del foro no perturbaron su “conciencia ambientalista”. Allí lo esperaban los jeques árabes, quienes lo llenaron de atenciones especiales, propias para un dictador de un país, en donde el oro brota de las montañas y los ríos. Su generosidad, al entregar Santurbán, fue compensada con millones de dólares, que vienen a engrosar las arcas disponibles para el manejo “transparente” de las próximas elecciones.

Nos queda la tarea, en nuestro territorio, de sembrar las bases para poder establecer un camino sostenible que permita aportar a la recuperación de nuestra casa común. Un ordenamiento territorial que priorice la naturaleza, el agua y la vida, por encima de los intereses de los constructores. Un proceso que integre los territorios que producen alimentos y agua. Un plan que haga posible un Área Metropolitana verde. Reforestación y recuperación de cañadas. Un proyecto de economía circular que posibilite el tratamiento de las basuras. Un transporte público con buses con cero emisiones. Y tantas otras acciones que podemos emprender a partir de generar una conciencia ambiental que nos permita responder colectiva y solidariamente a situaciones de riesgo, y desarrollar una actitud de respeto y amor por la naturaleza.

Lo que sabemos los santandereanos es que el páramo no se toca. La vida y el futuro de los habitantes de la región está en peligro, no sólo por la minería que contaminaría las fuentes de agua sino por la presencia del uranio en los depósitos de relaves, exponiendo a la población al efecto radioactivo que causa la muerte. Si a esto le añadimos los efectos del calentamiento global, que ya se muestra con lluvias y calores extremos, no habrá para las nuevas generaciones posibilidades de futuro. El agua es parte fundamental de la vida y la naturaleza.

Revista ENCUENTROS No.19 noviembre 2021


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por: MCC FUSADER GIDROT-UIS