Por: Luis Álvaro Mejía Arguello

Mar/17
Opinión

Colombia Cambió

Solo si nos unimos alrededor de la vida y el respeto a la naturaleza, tendremos la oportunidad de lograr los sueños de esa Colombia olvidada y abandonada por el estado

Compartir

No hay duda que el resultado de la jornada electoral del domingo, el país cambió. Se dieron cambios importantes en la configuración del poder político. Gustavo Petro con Francia Márquez fueron los ganadores del evento. Al partido liberal y al conservador, les funcionaron las maquinarias y los clanes enquistados en las regiones. El uribismo fue duramente golpeado y se une al equipo Colombia. Aquel que manejaba el poder político, pasó a ser uno más del grupo que recoge los sectores más retardatarios de éste país. A la coalición Centro Esperanza la mataron los egos y la incapacidad de entender el papel histórico que podía haber jugado.

Los progresistas y los alternativos llegaron a tener 36 curules en el senado; una excelente representación, sin que ello implique tener mayorías en el congreso. Lo importante es la fuerza política que ella representa y lo que significa al interior del congreso. Una jornada que cambia la historia de un país gobernado por la derecha. Hoy tenemos un gobierno de lo peor en la historia de Colombia. La política fiscal, la internacional y el proceso de paz han sido un desastre. Las reformas tributarias, no resolvieron absolutamente nada. La desigualdad, la pobreza, el desempleo y la inflación crecen, sin que haya alternativas de solución a corto plazo; continúan las masacres en los territorios. Todo un panorama desastroso que nos invita a la reflexión. Tomar conciencia frente a esta realidad nos lleva a aprovechar lo poco que nos queda de democracia, para participar activamente en el proceso electoral. Es allí donde tenemos la posibilidad de cambiar el rumbo, para buscar la alternativa que nos permita construir ese otro país que añoramos la mayoría de los colombianos.

El derecho a la educación, la salud y el trabajo; el derecho a vivir en paz; el derecho a que se respete la vida; el derecho a un ambiente sano, son las múltiples exigencias de una sociedad que hoy se encuentra maniatada y a la que le han robado la esperanza. Solo si nos unimos alrededor de la vida y el respeto a la naturaleza, tendremos la oportunidad de lograr los sueños de esa Colombia olvidada y abandonada por el estado.

 

::

Columna del Movimiento Cívico Conciencia Ciudadana, Vanguardia, jueves 17 marzo 2022.-  https://www.vanguardia.com/opinion/columnistas/movimiento-civico-conciencia-ciudadana/colombia-cambio-BC4985740

 


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *