Una ofensa al entendimiento

Minesa_Destruye_0

Autor: Erwing Rodríguez-Salah.

No cabe en ningún entender que pueda existir “minería bien hecha”, “sostenible” o “responsable” en los frágiles y vulnerables páramos y sus ecosistemas circunvecinos -todos interdependientes e indispensables para el buen funcionamiento del ciclo hídrico-, ubicados por encima de las bocatomas del acueducto de Bucaramanga, con el altísimo impacto de la megaminería.

En el caso de Minesa las cifras hablan solas: su proyecto, estimado en 25 años, removerá diariamente 7.000 toneladas de roca, cifra aproximada a lo que recibe diariamente en basuras el relleno sanitario Doña Juana de Bogotá, y utilizará 35.000 toneladas de explosivos. Además, el “relleno” posterior de la montaña después del proyecto parece más que árabe un cuento chino.

Jairo Puente Brugés, experto del MCC, explica como la captación de aguas, superficiales y subterráneas, solicitada por Minesa, teniendo en cuenta un consumo promedio por persona de 170 litros/día, equivaldría al consumo de 161.110 personas, una población similar en habitantes a Piedecuesta, cuando el palo no está para cucharas pues según el Estudio Nacional del Agua (Ideam, 2014) estima que Bucaramanga está en una categoría en la que “la presión de la demanda es muy alta con relación a la oferta disponible”. El principio 5º (Ley 99/93) reza: “en la utilización de los recursos hídricos el consumo humano tendrá prioridad sobre cualquier otro uso”.

Aun así muchos no entienden o no quieren entender, quizá bajo la influencia de distorsionadores de la realidad, el gravísimo impacto de la megaminería para nuestra agua y los vitales y estratégicos ecosistemas. Los caramelos, prebendas de cualquier tipo y publicidad de las mineras no mitigarán los daños irreversibles e irreparables para nuestra agua.

Los que se opusieron al proyecto de la Greystar y ahora encuentran “viable” el proyecto de Minesa no han entendido de qué trata la defensa de nuestra agua y vida.

 

 

Columna publicada en el periodico Vanguardia Liberal, Bucaramanga, jueves 26 de octubre de 2017.- http://m.vanguardia.com/opinion/columnistas/movimiento-civico-conciencia-ciudadana/413875-una-ofensa-al-