Por: Erwing Rodríguez-Salah

Nov/12
Ambiente

Santurbán, otro año más en el limbo

Falta voluntad política para proteger nuestros páramos

Compartir

Ya entramos en la recta final de este año 2020, y Santurbán continúa en el limbo; como lo expresé en entrevista publicada antier por el diario La Opinión “Falta voluntad política para proteger nuestros páramos” (https://bit.ly/3eQCK3B), ahora en tiempos de la administración Duque, quien debe corregir el rumbo de la historia dando un giro de 180 grados para cambiar la visión minera imperante, que ha subordinado la política ambiental a los intereses mineros que amenazan nuestra agua y páramos, por una visión conservacionista que defienda estos a ultranza. El Gobierno debe dejar de ver a Santurbán como la joya de la corona de los fines extractivistas, y actuar bajo la premisa: los páramos y sus ecosistemas circunvecinos son territorios del agua para la vida, no de las mineras para su devastación en detrimento del derecho al agua y a un entorno sano de nuestros hijos.

Lamentable que, casi once años después de iniciado el conflicto ambiental-minero en Santurbán, reine, propiciada por el Gobierno, la incertidumbre y, por contera, acompañada de la desinformación pues aún muchos confunden una resolución ministerial con una providencia de la Corte Constitucional: contra una resolución ministerial, la 2090 de 2014, fue que interpusimos la tutela, con el liderazgo de la Corporación Colectivo de Abogados Luis Carlos Pérez, que, en revisión por la Corte Constitucional, dio origen a la Sentencia T-361 (2017) que exigió al Ministerio de Ambiente una nueva delimitación de Santurbán.

En ese orden de ideas, decir en estos momentos no a una delimitación, sin apellido, es, además de inconstitucional, anacrónico y descontextualizado. Los accionantes seguimos abogando por una delimitación técnico-científica, con el rigor de los estudios hidrológicos e hidrogeológicos, y que el Gobierno evade pues estos demostrarían la conectividad entre Santurbán y sus ecosistemas circunvecinos, lo cual dejaría por fuera a proyectos mineros que esperan el aval, y a los cuales la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), al tenor de las normas jurídicas, jamás debió darles trámite.

La delimitación no puede ser el burladero para dejar “por fuera del páramo” y justificar la aprobación de proyectos mineros inviables e indefendibles desde cualquier óptica.

 

 

Columna del Movimiento Cívico Conciencia Ciudadana, publicada en el periódico Vanguardia, Bucaramanga, jueves 12 de noviembre de 2020.-  https://www.vanguardia.com/opinion/columnistas/movimiento-civico-conciencia-ciudadana/santurban-otro-ano-mas-en-el-limbo-LY3098692

 

 


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *