Santurbán: nuestro oro es el agua – agua si, oro no

facebook-cover2-01

Por: Jorge Castellanos Pulido

La profunda crisis económica en los países desarrollados – Europa y Estados Unidos – contrasta con los “cantos de sirena” que traen los discursos políticos en boga que anuncian el desarrollo minero energético para el país desde el actual gobierno de Juan Manuel Santos y su plan nacional de desarrollo con la locomotora minera.

La llegada de la locomotora minera ha despertado muchas inquietudes académicas y sociales que reclaman claridad y participación en la toma de decisiones frente a los diversos impactos que genera. Es sabido por experiencias regionales en distintos países que, por regla general, la llegada de la gran minería a una región modifica radicalmente la situación de las comunidades y las relaciones sociales y ambientales en el entorno inmediato a la explotación.

Dado el profundo fraccionamiento de la sociedad en los procesos políticos, económicos intersectoriales, las condiciones políticas para enfrentar esta situación son asimétricas frente a poderosas empresas mineras multinacionales y a una política gubernamental entreguista y depredadora de los recursos ambientales estratégicos; situación que se constata en el caso de los municipios de Vetas, Suratá y California en la provincia de Soto Norte, departamento de Santander, aislados y condenados al olvido, allí la explotación minera es una forma de trabajo arraigada en sus pobladores. Junto a la gran riqueza aurífera de interés de las multinacionales de distinto nombre, en estos municipios olvidados, permanece la mayor fábrica de agua, el páramo de Santurbán.

VER ARTÍCULO COMPLETO:

https://www.sur.org.co/santurban-oro-agua-agua-oro-no/

Santurbán, nuestro oro es el agua – agua si, oro no.