Por: MCC FUSADER GIDROT-UIS

Nov/6
Publicaciones

Revista ENCUENTROS número 08

CIUDAD, MEDIO AMBIENTE Y TERRITORIO

Multitudes de hombres, mujeres y niños caminan por las calles de la dignidad y hacen sentir sus voces por la defensa del páramo de Santurbán

Compartir

Revista ENCUENTROS No.8   noviembre 2020

Publicación de Movimiento Cívico Conciencia Ciudadana, MCC; Fundación Santandereana para el Desarrollo Regional, FUSADER; Grupo de Investigación GIDROT, de la Escuela de Economía de la UIS, con el apoyo de Financiera Comultrasan.

EDITORIAL

Creemos que hay razones para avanzar en un consenso de voluntades que piensen en un nuevo país, donde los social y lo ambiental sean un fin superior. Son muchos los años de guerra y de violencia. Miles de muertos y desaparecidos, miles de campesinos despojados de sus tierras. Masacres, violaciones, falsos positivos, que han horrorizado a una buena parte de la sociedad colombiana. La maldad ha superado los tiempos.

No es posible que hayamos soportado tanto odio y violencia. Para desarmarla, se adelantó un proceso de paz, un encuentro por la fraternidad. Sus enemigos ahora en el gobierno, se han opuesto, hasta proponer hacerla trizas, pero no han podido lograrlo, por la presión internacional. A la JEP, que adelanta su trabajo, a pesar de los intentos por destruirla, ha demostrado la importancia de la verdad, de la justicia y la reparación a las víctimas. Sobre el proceso de paz, el Papa se refiere en su última Encíclica: “Es un trabajo paciente que busca la verdad y la justicia, que honra la memoria de las víctimas y que se abre, paso a paso, a una esperanza común, más fuerte que la venganza”

A esa actitud de desprecio por la vida y la democracia, se suma la toma por parte del gobierno, de todos los organismos de control y busca, además, por todos los medios destruir el estado social de derecho, aprovechando la coyuntura generada por la pandemia que le permite tener enjaulado el Congreso y gobernar por decreto.

Afortunadamente la sociedad ha superado el miedo. Las calles han permitido el encuentro, para demostrar sus sentimientos por la defensa de la vida. Las manifestaciones y la minga indígena nos vienen dando ejemplo. Su sabiduría ancestral alimenta la dignidad y el respeto por la madre naturaleza. Alimenta la esperanza que la viste con los colores de la alegría. Hoy las mayorías del país creen en una opción que convoque a la unidad de voces y voluntades, que nos permita la búsqueda de consensos, para encontrar caminos hacia la construcción de una sociedad equitativa, incluyente y respetuosa del medio ambiente.

En nuestro Santander, la calle ha sido un espacio vital. Multitudes de hombres, mujeres y niños caminan por las calles de la dignidad y hacen sentir sus voces por la defensa del páramo de Santurbán. Más de diez años de enseñanza. Diez años de concertación y encuentro, un ejemplo de lo que significa el trabajo colectivo, el conocimiento y el compromiso con nuestro territorio.

El Papa, en su última Encíclica, revela su actitud frente a los movimientos sociales: «No esperéis nada de arriba porque siempre viene más de lo mismo». Por eso sugiere: “Es posible comenzar desde abajo, desde cada uno de nosotros, a luchar por lo más concreto y local, hasta el último rincón de la patria y del mundo”. Nos une por siempre, la lucha por la vida, por el respeto a la biodiversidad, que nos va a permitir la verdadera sostenibilidad y humanización de las comunidades.

Tenemos la razón para fortalecer la lucha por la democracia. Tenemos el lugar común de encuentro. Tenemos afinidad en el pensamiento. Necesitamos un diálogo enriquecido con la experiencia del otro, con sus saberes y sus puntos de vista, que nos permita construir un colectivo de millones de voces, de hombres, mujeres y jóvenes capaces de romper ese velo oscuro de violencia y odio, con el que nos han tenido sometidos durante años

Revista Encuentros No.08 – noviembre 2020


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *