Por: MCC FUSADER GIDROT-UIS

Sep/5
Publicaciones

Revista ENCUENTROS número 06

CIUDAD, MEDIO AMBIENTE Y TERRITORIO

#UnCantoPorColombia

Compartir

Revista ENCUENTROS número 06 Septiembre 2020

EDITORIAL

#ColombiaEnAlertaRoja

Vivimos una época histórica difícil: La pandemia, una enfermedad global producto del deterioro ambiental, profundiza la pobreza y la desigualdad; la violencia y las masacres, una realidad colombiana, con un gobierno que hace trizas el acuerdo de paz y minimiza la muerte de indígenas, líderes sociales, afrodescendientes y defensores del medio ambiente.

A esto hay que añadirle los atentados contra ecosistemas que el gobierno propicia. El páramo de Santurbán, espera el zarpazo de Minesa, que destruiría la posibilidad de vida de más de dos y medio millones de colombianos.

Temas que nos convocan, realidades que hoy nos hunden en el estupor y el desconcierto. Ante la incertidumbre generada por la pandemia, solo nos queda cuidarnos y cuidar a los otros. Frente a la violencia y las masacres en los territorios abandonados por el gobierno, una realidad silenciada y una deuda social acumulada, debemos abrirla a los ojos de la sociedad, para que entendamos que ellos son iguales a nosotros, y que sufren la tortura, el descuartizamiento y la muerte, por culpa de una guerra que no les pertenece.

Frente a las políticas depredadoras de este gobierno y el interés de adelantar la licencia a Minesa, por encima de los derechos ambientales y los estudios que sustentan la urgencia de protección y prohibición de la minería en el páramo, la población de los dos santanderes y del país, están en alerta. Resistir ha sido el camino. Hoy tenemos una comunidad consciente de los daños a perpetuidad, quien no permitirá que la ambición de los árabes y los intereses del gobierno y algunos sectores económicos, pasen por encima de la vida y el futuro de las nuevas generaciones.

Ante ese absurdo centralismo, que acumula poder y destruye la democracia, debemos reconocer que nuestra región, no es solo la que habitamos, sino que somos un país, que nos une una red de afectos, de olores, sabores y colores; que nos une la sabiduría de muchas lenguas y el lenguaje mismo de la naturaleza verde de todos los colores. Reconocernos y valorarnos ante la riqueza natural y el valor de la vida, es una forma de encontrarnos, para entender la grandeza y el significado de la existencia, para exigir que todos somos parte de lo mismo.

Esos territorios, son nuestro territorio. Abrir esa flor perdida a los ojos de un país indiferente, mostrar esas realidades que los tocan y definen, es la tarea para que todos juntos seamos capaces de reconocer y valorar el significado de la naturaleza y de las gentes buenas que los habitan y que hoy sufren la pandemia de la violencia. La fortaleza de esta región llamada Colombia, está en los territorios no reconocidos, no validados por un gobierno indolente, guiado por el odio y el sabor a la guerra.

En éste contexto, la sociedad tiene que entender que las respuestas que buscan, solo la van a encontrar cuando pasemos de un sujeto espectador a un sujeto activo y consciente de la realidad que vivimos.

El engaño y la mentira ha sido la forma de mantener el poder por parte de unas castas, que por añoshan feriado nuestros recursos. La corrupción y el narcotráfico han permeado las estructuras del poder.

Pero ante tanta barbarie, hay un hecho que reivindica la vida, que les da voz a las víctimas, que nos encuentra con ese otro país. Un grupo de jóvenes, hombres y mujeres, actores, músicos, y periodistas, organizaron durante ocho horas, el pasado domingo 30 de Agosto, por las redes sociales #uncantoporColombia. Miles de personas tejieron una amplia red de afectos, que recogieron el sufrimiento y el dolor de las víctimas. Música, testimonios, relatos, imágenes fueron construyendo un tejido de solidaridad con las víctimas de la violencia en nuestro país. Un acto que nos mostró y nos recordó el sufrimiento y el dolor, de miles de compatriotas. Un evento que levantó la indignación frente a la indiferencia del gobierno. Más de tres millones de personas, en el país y el exterior, sintieron el dolor de esa Colombia profunda, a quienes les han arrebatado la vida y los sueños.

Una convocatoria a la sociedad civil, una forma de construir sentido y significado sobre el valor de la vida, de hacer memoria para tener la capacidad de participar, actuar y recuperar la democracia.

La dignidad del hombre no está en el dinero sino en la virtud, en la fuerza moral; en ideales como la bondad, la belleza y la verdad. “El dinero no lleva más que al egoísmo, y conduce irremediablemente al abuso. ¿Podemos imaginar a Moisés, a Jesús, a Gandhi subvencionados por el bolsillo de Carnegie*? Albert Einstein 

*Carnegie, norteamericano (1835-1919) fue un industrial del acero, filántropo, pero también un opresor de la clase trabajadora.

 

Revista Encuentros No. 06 – Septiembre 2020


Compartir

1 thought on “Revista ENCUENTROS número 06

    Alirio Plata Casas

    (06/09/2020 - 7:01 pm)

    Excelente revista, felicitaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *