Por: MCC FUSADER GIDROT-UIS

Jun/5
Publicaciones

Revista ENCUENTROS número 03

CIUDAD, MEDIO AMBIENTE Y TERRITORIO

Permitir la minería en el páramo viola la Constitución y la Ley, el derecho al agua y a una vida digna

Compartir

Revista ENCUENTROS No.3  Junio 2020

Editorial

El Páramo de Santurbán es sagrado.

Hay unas posturas, con respecto a la minería en el páramo, que no es que nos desconcierten, por venir de donde vienen, sino que nos invitan a reflexionar para poder entender cómo se vende y se entrega la dignidad de los pueblos. El 12 de noviembre de 2017, se suscribe por parte del gobierno de Santos un Acuerdo Bilateral entre Colombia y los Emiratos Árabes Unidos, donde se establecen unas garantías exorbitantes que el gobierno le da a las inversiones árabes en el territorio. Documento que analiza en éste número Álvaro Pardo.

Hoy apresuran el paso para expedir la licencia ambiental. El Ministro habla de que él solo le cree a la ciencia, pero no aplica el principio de precaución al no existir evidencias científicas. La Viceministra quiere la minería, pero que cumpla las normas ambientales y el representante de un sector económico regional sale a pontificar sobre la alternativa del oro como vía de recuperación ante la debacle del sector productivo debido al atraso estructural de nuestra economía regional y agravada con la pandemia, desconociendo las advertencias de una tragedia anunciada y subestimando las potencialidades de nuestra gente y del sector productivo. En el poder central, todos en coro, responden a la política vende patria del gobierno. Ni el Ministro cree en la ciencia, ni Minesa cumple las normas ambientales, ni el oro es la alternativa para la recuperación de la economía regional.

Todos refutan lo obvio y niegan lo evidente. El páramo es un ecosistema frágil y fundamental para la vida de más de dos millones de habitantes. Es el mensaje incontestable que nos envía la madre naturaleza, el calentamiento global lo viene afectando, y la pandemia, según la ciencia ratifica que el deterioro de los ecosistemas tiene que ver con el desarrollo del virus. Que fragmentar, desconectar o eliminar ecosistemas, destruyen las barreras naturales. Para concluir que el bienestar de la humanidad depende de la buena salud de los ecosistemas y de la biodiversidad.

Permitir la minería en el páramo viola la Constitución y la Ley, el derecho al agua y a una vida digna. Solo en la cabeza del gobierno y de los jeques locales, puede caber que en las actuales circunstancias, cuando crece en el mundo la conciencia sobre la importancia de los ecosistemas para la vida, se pueda destruir el Páramo de Santurbán, sabiendo que es la única fuente hídrica, el único y fundamental patrimonio para la subsistencia de los habitantes de los dos Santanderes. Esto sólo es un despropósito, que nos invita a todos, al Gobernador, a los Alcaldes del área y de los municipios de influencia del páramo, a la clase política, a sectores económicos y sociales, a la ciudadanía en general, a todos los que tengan dignidad, tengan sentido de pertenencia por nuestro territorio y visión de futuro, a cerrar filas para exigir se respete el derecho a continuar disfrutando de las bondades que nos brinda la naturaleza, una fábrica del agua, que nos permitirá edificar un mejor futuro para las presentes y nuevas generaciones.

 

Revista ENCUENTROS No. 3 Junio 2020


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *