REALIDAD Y CONFLICTOS EN EL PÁRAMO DE SANTURBÁN

Santurbán te necesita

Frente a la incertidumbre que genera la explotación minera a gran escala en el Páramo de Santurbán, queremos recurrir a los sentimientos que los unen a esta nuestra tierra, para que conozca y profundice sobre una realidad que va a afectar profundamente la vida de las futuras generaciones de Santandereanos.  Somos una sociedad forjada en los principios del trabajo, la dignidad, el coraje, la autonomía, la solidaridad y la libertad, una sociedad con principios, que puede en medio de las dificultades, reconstruir el presente, camino que nos va a librar de una de las peores tragedias a que puede estar sometido nuestro territorio si no actuamos ahora: el desabastecimiento del agua para la región.

Minesa no es una empresa Santandereana. No tienen que ver nada con Santander. Es un disfraz. Se visten con los colores de esta tierra para hacer más fácil la socialización, contratando mercenarios y entregando dádivas a una población que todavía no ha entendido la dimensión del impacto que sobre el páramo va tener la explotación minera. Ellos vienen por el oro y otros minerales y se van, dejándonos un páramo completamente destrozado, sin posibilidades de recuperación.

El páramo es una unidad biogeográfica. Es como un ser vivo. En su interior, los acuíferos, como las venas, recorren el cuerpo del páramo llevando el agua que alimenta el nacimiento de lagunas y ríos, además de las aguas subterráneas que generan otras posibilidades de suministro. Al romper la piel y el interior del páramo, con cientos de kilómetros de túneles, las aguas salen, se contaminan y desembocan en las quebradas que alimentan el acueducto ya que las bocatomas del acueducto están por debajo de la cota de la explotación minera.

Es el momento de la reflexión y el análisis crítico. Nuestro interés es invitarlo a leer el  documento anexo que le pueden ayudar a entender la dimensión del impacto del proyecto sobre “La fábrica del agua”. Es importante su opinión, para que podamos ampliar esa base de compromiso, ya que ésta es una lucha que nos compete a todos. Es una actitud por la defensa de la vida. Nadie puede permanecer al margen, cuando se sienten ya los efectos de los malos manejos que los seres humanos vienen haciendo de la naturaleza. El calentamiento global, el deterioro de las fuentes hídricas y la destrucción de la biodiversidad son hechos reales que nos muestran la gravedad de la situación.

Tenemos la posibilidad de levantar la voz contra quienes quieren destruir el páramo. Es con todos los que creen en la vida, en la belleza y armonía que contiene este maravilloso territorio, con quienes podemos buscar el bienestar de una sociedad que crece en la esperanza y quiere poder materializar los sueños de su propia existencia, defendiendo el agua como fundamento de la vida misma.

 

 

VER DOCUMENTO:  REALIDAD Y CONFLICTOS EN EL  PÁRAMO DE SANTURBÁN REALIDAD Y CONFLICTOS EN EL PÁRAMO DE SANTURBÁN

foto:Jorge William Sánchez Latorre