Por:Dadán Amaya Perea

Dic/26
Destacados

Protocolos y delimitación de páramos

Compartir

Autor: Dadán Amaya Perea

El Panel Integubernamental sobre Cambio Climático publicó en septiembre su más reciente informe. La conclusión: el calentamiento global es una realidad, es causado por el hombre y no estamos haciendo lo suficiente para pararlo. El estudio, el más grande de los últimos siete años, analiza diferentes modelos y teorías para concluir con un nivel de certeza superior al 95% que la acción humana es la causa principal de este fenómeno y más aún, de mantenerse este patrón es probable que la temperatura se eleve entre 1,5 y 2 grados centígrados trayendo consigo consecuencias imprevisibles pero desde cualquier punto de vista, catastróficas.

Tales escenarios no deben verse como parte de un futuro distante, el documento advierte que la humanidad ha emitido hasta el momento dos terceras partes de lo que se necesita para un incremento en dos grados de la temperatura. Y no se detiene ahí. Poco estamos haciendo para impedir que se alcance el tope. Por el contrario, Japón y Australia han anunciado recientemente que aumentarán sus emisiones y pocos países han ratificado el protocolo de Kioto, empezando por Estados Unidos.

La humanidad empieza a comprender la gravedad e implicaciones del cambio climático, pero permanece impotente para dar soluciones a una amenaza de estas proporciones.

El caso de Colombia es diciente, tenemos la mayor biodiversidad por kilómetro cuadrado de la tierra y la estamos poniendo en riesgo ante una política minero energética cuya prioridad es la ganancia de las empresas; tras el modelo rentista nuestros gobernantes destruirán selvas, ríos, reservas forestales y ecosistemas de páramos, fundamentales para detener el calentamiento global.

La delimitación de Santurbán será el modelo a copiar para los demás páramos de Colombia. Si lo que allí se decida ignora la integridad de los ecosistemas de alta montaña, se estaría actuando contra toda lógica ambiental y humana, privilegiando los intereses de la gran minería, atropellando la Constitución y la normativa ambiental.

Columna publicada en le periódico Vanguardia Liberal Bucaramanga, jueves 26 de diciembre de 2013.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *