Por: Erwing Rodríguez-Salah

Jul/5
Ambiente

Nueva ley de gestión integral de páramos

La ley afirma como el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) hará la delimitación de los páramos con base en el área de referencia generada por el von Humboldt y los estudios técnicos, económicos, sociales y ambientales elaborados por la autoridad ambiental regional; para Santurbán, la CDMB.

Compartir

Aunque la nueva ley para la gestión integral de los páramos en Colombia tiene dentro de su objeto “fijar directrices que propendan por su integralidad, preservación, restauración, uso sostenible y generación de conocimiento”, de alguna forma ningunea la complementariedad e interpendencia de los ecosistemas circunvecinos a ellos, pues define el páramo como un “ecosistema de alta montaña, ubicado entre el límite superior del Bosque Andino y, si se da el caso, el límite inferior de los glaciares” cuando sabemos que es imposible pretender intervenir los ecosistemas circunvecinos a los páramos sin que se afecten estos frágiles ecosistemas.

La ley afirma como el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) hará la delimitación de los páramos con base en el área de referencia generada por el von Humboldt y los estudios técnicos, económicos, sociales y ambientales elaborados por la autoridad ambiental regional; para Santurbán, la CDMB.

Uno de los acápites rescatables de esta ley es precisamente el Parágrafo 1° del Artículo 4°: En aquellos eventos en que el MADS decida apartarse del área de referencia establecida por el Instituto von Humboldt en la delimitación, “debe fundamentar explícitamente su decisión en un criterio científico que provea un mayor grado de protección del páramo”.  

Aunque la ley contempla que “los páramos que hayan sido delimitados al momento de la expedición de la norma mantendrán su delimitación”, para efectos de la nueva delimitación de Santurbán que exige la Corte Constitucional (CC) al MADS, es oportuno tenerse en cuenta lo que siempre denunciamos: el estudio del von Humboldt indicaba que su delimitación debía basarse en 135.253 hectáreas (ha) mientras que la Resolución 2090 (2014), declarada viciada por la CC (2017), protegió sólo 98.994 hectáreas. En la práctica, se escindieron más de 30.000 hectáreas -en contravía del von Humboldt, sin ningún criterio científico y en detrimento del páramo- cifra bastante similar a las que hay concesionadas en títulos mineros.

 

foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia

 

Columna publicada en el periódico Vanguardia Liberal, Bucaramanga, jueves 5 de julio de 2018. http://www.vanguardia.com/opinion/columnistas/movimiento-civico-conciencia-ciudadana/437904-nueva-ley-de-gestion-integral-de-p

 

 


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por: Erwing Rodríguez-Salah

Hidroituango, represa de Babel

Jun/7

Por:Erwing Rodríguez-Salah