Por: Jorge Castellanos Pulido

Jun/11
Opinión

Nuestra economía regional, realmente frágil y vulnerable

Los deberes del estado social de derecho fueron asaltados y desmantelados por la corrupción política y las mafias reinantes

Compartir

La supuesta solidez de Santander como la segunda economía regional de Colombia es un espejismo?  Veamos. Que no hay con que pagar la prima de mitad de año a los trabajadores, afirman los gremios al gobierno Duque, pidiendo subsidios por efecto de la pandemia.

Como estamos, la pandemia seguirá desnudando las pobrezas ocultas en estratos altos, también la fragilidad de  importantes empresas que pueden estar al borde del cierre y otras muchas, sin crédito y sin sostenibilidad financiera; entre ellos los principales generadores de empleo formal e informal: comercio, hotelería, restaurantes, bares, turismo, comercio, transporte y servicios personales.

El problema hay que reconocerlo como una pesada herencia estructural que debe abordarse con rigurosidad en un contexto universal que demanda y llama a cambios en el modelo de la economía neoliberal imperante, que fracasó y excluyó a la mayoría de la población de los beneficios del desarrollo, y de paso propició una gigantesca y odiosa desigualdad económica y social; ahora agigantada con los impactos de la pandemia.

Ese modelo económico y político depredador, desbordó los límites del poder Estatal haciendo de nuestra sociedad un  remedo de democracia, en la medida que logró desvalorizar el sentido de lo público democrático, para ponerse al servicio de la acumulación privada y sus insaciables rentas. Los deberes del estado social de derecho fueron asaltados y desmantelados por la corrupción política y las mafias reinantes.

Saludable un cambio de paradigma en la clase política y gremial quienes no quieren entender la magnitud de la crisis y simplemente anhelan volver a lo mismo de antes “y todos tan contentos”. ¿Cómo esperan los empresarios y el gobierno, reactivar el consumo, dinamizar producción y comercialización, despidiendo trabajadores y además sin pagar las primas y sus obligaciones salariales completas? ¿Qué tan cierto es que no tienen reservas de sus ganancias anteriores?

La informalidad, que hoy representa el 59%, seguirá creciendo. Son los independientes, sin empleo y en rebusque, obligados a buscar ingresos para atender sus necesidades de la canasta familiar.

 

 

Columna publicada en el periódico Vanguardia, Bucaramanga, jueves 11 de junio de 2020

https://www.vanguardia.com/opinion/columnistas/movimiento-civico-conciencia-ciudadana/nuestra-economia-regional-realmente-fragil-y-vulnerable-FJ2469557

 


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *