MINESA TRAS LAS HUELLAS DE ECO ORO

santurban-jwsl

Autor: Jorge Ortiz Prada.  

 

Perdón… ¿usted es de las personas que piensa que en Bucaramanga ya superamos la amenaza de la minería al agua que consumimos?

Si lo piensa, está en un error. Hoy, más que hace 3, 4 ó 5 años, tenemos la mayor amenaza al agua proveniente de Santurbán.

El problema no es el agua como tal sino la VIDA, pues las aguas ácidas con su carga de cianuro, arsénico, plomo bismuto, sulfuros, manganeso y como no, Uranio (concentraciones de 39 gramos por tonelada de mineral removido, según análisis de Eco Oro), harán nuestro terruño invivible a muy corto plazo

Minesa, Sociedad Minera de Santander S.A.S., es el nuevo nombre de la anterior AUX, la cual pretende explotar el oro en la provincia de Soto Norte, en Santander, en donde se encuentra el páramo de Santurban. Fue comprada por el fondo soberano Abu Dabi Mubadala al grupo EBX, del brasileño Eike Batista. Es la empresa dueña de la mina La Bodega, alrededor de la cual pretende adelantar la explotación.

Minesa quiere reemplaza a Eco Oro Minerals Corp. (anteriormente Greystar Resources Ltd), la cual desistió de explotar el oro en Santurban y ahora pretende demandar al estado colombiano por una cifra billonaria.

Minesa hará minería subterránea por debajo de los 3.000 metros sobre el nivel del mar, para intentar confundir a las comunidades pues no estará aparentemente en zonas de páramo sino de subpáramo y de bosque alto andino. Pero, todas las captaciones de agua del acueducto de Bucaramanga que surte además a Girón y a Floridablanca se afectarán con la explotación así se hagan por debajo de esa cota. Desconoce así que el páramo es un ecosistema que arranca en la cúspide más alta (Morro Nevado) y llega hasta la misma meseta de Bucaramanga y al valle del río de Oro, de donde toma el agua Piedecuesta.

La explotación subterránea que quiere desarrollar es más agresiva que la que se hace a cielo abierto. Al perforar miles de kilómetros de túneles, se afectarán directamente las corrientes subterráneas de agua, que son más importantes, incluso, que aquellas superficiales. La empresa pretende aliviar la presión social asegurando que la explotación subterránea no es dañina.

Sembrando unas cuantas especies, pretenden hacer creer que mitigan los daños causados a la flora. En palabras castizas quieren hacer ver que los daños producidos son mínimos y que ese impacto se mitigará con siembras aisladas.

Para no cometer los errores de Eco Oro en todo lo que tiene que ver con las comunidades de Soto Norte y con las autoridades de la zona, seguirán la cartilla que infructuosamente estos intentaron aplicar. Veamos cuales son estas directrices:

  1. Ya comenzaron a crear fundaciones y asociaciones con los habitantes de Soto Norte.
  2. Han establecido acuerdos y convenios con universidades (UIS, UTS, USTA, UPB) e instituciones como el SENA para “preparar” a los habitantes de las zonas de impacto directo (Suratá, California, Vetas, entre otro).
  3. Otros de los convenios son con las mismas autoridades ambientales, como el Ministerio de Ambiente, la CDMB, la CAS y Corponor.
  4. A nivel internacional, han hecho acuerdos y convenios con la UNICEF (organismo de la ONU), con el argumento de vincularse a los programas de protección y educación de la niñez y la juventud.
  5. Con la Unesco, otro organismo de la ONU para la educación y la cultura. Para ello han acudido al mecanismo de las becas para los estudiantes.
  6. Minesa está patrocinando actividades en deportes como el ciclismo y el fútbol.
  7. Ya logró permear el tradicional torneo futbolero de la cancha Marte.
  8. Además, regala guitarras y otros instrumentos musicales, paga maestros y patrocina la creación y funcionamiento de agrupaciones.
  9. En el fondo, y con el visto bueno de las autoridades del departamento, Minesa, como todas las empresas mineras, pretende suplantar al estado en la atención de las necesidades de las comunidades.

Como los últimos tres gobernadores de Santander: -Hugo Aguilar, Horacio Serpa Uribe y Richard Aguilar-, el actual Didier Tavera ya peló el cobre y se inclinó hacia el lado de la minería. En otras palabras, es un gobernador pro Minero.

Igualmente lamentable es la actitud y la actuación del alcalde de Suratá, Ignacio Díaz Medina, quien ha permitido que la minera Minesa asuma responsabilidades en todos los frentes de la vida diaria en su municipio. Pavimentación de vías, recreación y deportes, jornadas de salud, novena navideña, rifas, regalos de bicicletas, balones y camisetas publicitarias para los ciudadanos, viajes de personas de la tercera edad a Santa Marta, entre otras acciones, cuentan con el patrocinio de la multinacional. Pareciera que es Minesa la que gobierna en Suratá, el municipio en el que se encuentran los corregimientos de Cachiri, Turbay y El Mohán, objetivos de esta andanada publicitaria con visos de social.

Así, Minesa no solo intenta hacer lo que Eco Oro no pudo gracias al rechazo y la protesta en las calles de todos los santandereanos, sino que corrige los errores de su antecesora. La ciudadanía de Santander debe mantenerse alerta frente al sinnúmero de estrategias y mentiras con las que pretende obtener su cometido. Bucaramanga sabe que de no hacerlo y de no manifestarse podrá perder la cantidad y calidad de las aguas que la abastecen. ¡AGUA SÍ, ORO NO! 

 

foto: Jorge William Sánchez Latorre