Por:Erwing Rodríguez-Salah

Mar/29
Ambiente

Las incoherencias de la ANLA

Los santandereanos podemos ver el caso Lizama como una advertencia de lo que podría ocurrir de aprobarse proyectos de megaminería en Santurbán y sus inmediaciones, aquí con daños irreversibles e irreparables a perpetuidad.

Compartir

Ayer, después de 26 días del desastre ambiental causado por el afloramiento de crudo en cercanías del pozo 158 en La Lizama, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, reconoció con firmeza que la “recuperación ambiental tardará varios años”, desconociéndose aún su cuota de responsabilidad en dicha tragedia. Así mismo, su directora, Claudia González, agregó que “en el caso de que se hayan contaminado aguas subterráneas, el proceso será muy extenso, porque descontaminarla toma más tiempo”, como lo registro este diario.

La ANLA con su posición en el caso Lizama parece una entidad diferente a la que actúa frente a la empresa MINESA pues más se demoró ésta en radicar su solicitud de desistimiento de su proyecto Soto Norte que aquella en aceptarla el mismo día, quedando atenta y presta a recibir su próxima solicitud, accionar que, por cierto, deberían investigar los órganos de control.

No podemos ignorar un antecedente: el 17 de marzo de 2011, la otrora minera Greystar informó su decisión de desistir de su proyecto a cielo abierto Angostura en Santurbán. Más de dos meses después, el Ministerio de Ambiente mediante Resolución 1015 (31/ mayo/2011) NO aceptó su desistimiento y negó la licencia ambiental a dicho proyecto.

En diciembre pasado, la misma directora de la ANLA, en Cúcuta, afirmó inescrupulosamente que el proyecto de Minesa estaba por fuera de la línea del páramo, delimitación que meses atrás la C.C. ya había declarado viciada mediante Sentencia T-361. Desde años atrás, representantes del Gobierno invocan unos supuestos derechos adquiridos mineros, anteponiendo estos, de hecho inexistentes, al derecho al agua de las vigentes y futuras generaciones.

Los santandereanos podemos ver el caso Lizama como una advertencia de lo que podría ocurrir de aprobarse proyectos de megaminería en Santurbán y sus inmediaciones, aquí con daños irreversibles e irreparables a perpetuidad.

 

 

Columna publicada en el periódico Vanguardia Liberal, Bucaramanga, jueves 29 de marzo de 2018.-http://www.vanguardia.com/opinion/columnistas/movimiento-civico-conciencia-ciudadana/428685-las-incoherencias-de-la-anla


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *