Por: Luis Álvaro Mejía Arguello

Ene/2
Opinión

La desigualdad rompió las barreras

Ahora que se han roto las barreras, hay que seguir caminando, hasta lograr lo imposible.

Compartir

En el 2019 renace la esperanza. Millones de colombianos se toman las calles y la música de las cacerolas rompen el silencio de la noche, para anunciarnos que es posible un nuevo amanecer. Las injusticias, el asesinato de líderes sociales, la pobreza, la negación de la paz y la corrupción tocaron fondo. La desigualdad desbordó el debate tradicional de la pobreza. Todos queremos la paz, todos queremos que se respete el medio ambiente: no a la minería en páramos, no al fracking, no a la deforestación. Millones de voces se toman las calles. Todo un país se levanta, siendo la juventud la protagonista en una acción sin precedentes en el país.

Hasta ahora, el gobierno con su nadadito de perro, cree que dejando que pase el tiempo, el país retoma su normalidad. Se equivoca. Hay unas voces, la de millones de colombianos que necesitan ser escuchadas. Pero todo sigue igual. Se aprueba la reforma tributaria, donde se cree que con cambiarle de nombre y ponerle social, está solucionado el problema. El congreso progobierno, la aprueba, favoreciendo a los más ricos con un exceso de gabelas y exenciones. A ese 1% más rico del país, los impuestos le impactan sólo el 4% de sus ingresos. “Podría haber $50 billones que pudiera pensar que está dejando de recaudar con tratos preferenciales de muy diversa índole.”

Según Garay, la riqueza está muy concentrada, el patrimonio está en 0.1% de las personas jurídicas, la acumulación de capital hace difícil reducir la pobreza. Lograr consensos para poder romper con la inequidad es una tarea difícil, pero hoy, cuando las calles se llenan de millones de voces, es posible abrir un camino hacia la construcción de una democracia justa y equitativa, donde se respete la vida.

Amanece el 2020 con un país que recupera sus sueños y la posibilidad de un futuro para las nuevas generaciones. Ahora que se han roto las barreras, hay que seguir caminando, hasta lograr lo imposible.

 

 

Columna del Movimiento Cívico Conciencia Ciudadana, publicada en el periódico Vanguardia, Bucaramanga, jueves 2 de enero de 2020.


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *