Por:Erwing Rodriguez-Salah

Ene/17
Opinión

La corrupción rampante

El ciudadano que elige gobernantes corruptos buscando la satisfacción de sus intereses individuales también cohonesta.

Compartir

Cual enfermo que no sabe a qué huele su habitación en medio de los olores nauseabundos propios de su afección, así está gran parte de nuestra sociedad, enferma e inmersa en el fenómeno de la corrupción.

Grosso modo la corrupción es abusar de una posición privilegiada, en el sector público o privado, para obtener cualquier tipo de provecho, económico o de otra índole.

Mientras algunos partidos políticos corruptos pelean entre si por el control del país, el manejo del presupuesto de la nación y la repartición de la torta burocrática robándose el Estado y así mantener cebado el sistema perverso que los mantiene en el poder en un círculo vicioso que parece no tener fin, dejan sus diferencias aparte, en franco contubernio, a la hora de elegir a quienes van a ejercer el control de sus acciones, y así tener la impunidad de sus actos garantizada. Entretanto sus adeptos se polarizan y enemistan por defender la “ideología política” de sus “líderes”. El ciudadano que elige gobernantes corruptos buscando la satisfacción de sus intereses individuales también cohonesta.

Otro síntoma que nos dice cuan mal está una sociedad es cuando sus ciudadanos no hablan por temor a represalias, incluso el de pagar con su propia vida la osadía de decir la verdad.

Las empresas que cooptan a las comunidades con todo tipo de prebendas, muchas veces suplantando a un Estado inepto o en complicidad con ellas, y así pretender obtener patente de corso para contaminar el agua y el ambiente, y sus trabajadores que, justificando su derecho al trabajo, se ponen a disposición de fines ruines pisoteando los derechos de los demás, también es corrupción.

Adenda: nuestras más sinceras y sentidas condolencias para el líder cívico y gremial Alfonso Gómez Gómez y su señora María Eugenia Velandia de Gómez, por el sensible fallecimiento de su hijo Cesar Darío Gómez Velandia. Igualmente para sus hermanos Óscar y Sandra Catalina Gómez Velandia; sus hijos Mariana y Esteban, y las familias Gómez Gómez, Gómez Mujica y Consuegra Gómez.

 

imágen: Beto Barreto

Columna publicada en el periódico Vanguardia Liberal, Bucaramanga, jueves 17 de enero de 2019.- 

https://www.vanguardia.com/opinion/columnistas/movimiento-civico-conciencia-ciudadana/la-corrupcion-rampante-IX303129


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *