Por:Erwing Rodríguez-Salah

Sep/22
Opinión

De “Juampa” a “Juampaz”

Compartir

Autor: Erwing Rodríguez-Salah. 

Desde jóvenes preocupados por su futuro, ciudadanos del común, grupos apolíticos, movimientos cívicos, académicos, empresarios, reconocidos sacerdotes de la Iglesia católica como Francisco de Roux, S.J., hasta víctimas del conflicto armado -todos conscientes del trascendental momento histórico que atraviesa nuestro país- hacen parte de los adeptos del Sí en el plebiscito, haciendo gala que la paz es suprapartidista. Por el contrario, la campaña del No sí tiene partido político: el Centro Democrático.

Ya afirmamos que el No en el plebiscito no puede ser servil a fines electoreros futuros de candidatos que quieren perpetuar el cuento de la guerra pensando sólo en sus intereses personales. Tampoco puede ser un mecanismo para pasar cuentas de cobro a la administración Santos, ni una cortina de humo para los temerosos de la verdad y la justicia, que pescaron en el río revuelto de la guerra cometiendo acciones non sanctas y ahora temen que la justicia transicional los “toque” directa o indirectamente; ni el continuismo para los “apegados a la guerra”, que han usufructuado de esta réditos políticos y económicos, subordinando el interés general a sus intereses particulares.

El ganará; la enseñanza quedará para la historia: la paz como objetivo sublime no tiene tinte político porque es suprapartidista. El Centro Democrático y sus adeptos -entre ellos algunos pastores y sus iglesias que se arrogan el apelativo de cristianos pero que tienen objetivos muy ambiciosos con mucho de terrenal y muy poco de sobrenatural- no obtendrán la votación suficiente para que triunfe el No. La vanidad de dos expresidentes, hoy aliados, que, en sus respectivas administraciones, estuvieron, infructuosamente, detrás de las Farc para firmar un acuerdo, y ahora no aceptan que el actual Gobierno lo haya logrado, que se percibe como un tema más personal contra Santos y partiendo de su obcecada óptica no toleran ver al presidente “Juampa” convertido en “Juampaz”, desconociendo que la paz no es exclusividad de Santos, es de todos y para todos los colombianos.

 

 

Columna publicada en el periódico Vanguardia Liberal, Bucaramanga, jueves 22 de septiembre de 2016.- http://www.vanguardia.com/opinion/columnistas/movimiento-civico-conciencia-ciudadana/373912-de-juampa-a-juampaz


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *