Por: Gonzalo Peña Ortiz

Nov/19
Opinión

De desastre en desastre.

sabiendo la urgencia a la que se iban a ver expuestos, nuestros hermanos isleños, no se previeron las medidas de emergencia necesarias para minimizar el daño a personas y a instalaciones

Compartir

El cambio climático, del cual se ha venido hablando, con el rechazo de algunas potencias, se ha ido encargando de mostrarnos que no podemos tapar el sol con una mano.

Varios hechos que nos tienen guardados en casa, han evidenciado que la pandemia ha sido producto, en alguna importante medida, de los procesos de deforestación acelerado, así como del desplazamiento de especies, que según los últimos datos han significado la desaparición del 50 % de todos los animales preexistentes, especialmente en Asia y África. Los procesos de producción de carne porcina en granjas, donde viven más de 120.000 cerdos (en una sola granja), en la región norte de China, para ser vendidos a Rusia, propician las condiciones para el traspaso de enfermedades de los animales a los humanos.

Ya empezó la guerra de las vacunas, los porcentajes de eficacia son exhibidos, por los diferentes laboratorios, para inclinar la balanza en uno u otro sentido. No ha sido posible que una pandemia de esta magnitud, haya servido para despertar la solidaridad humana. Solo la codicia campea, para ver quién se queda con la mejor tajada. Millones de seres humanos estarán condenados a una muerte segura, por no tener los recursos para adquirir la vacuna salvadora.

Nuestro querido archipiélago de San Andrés y Providencia, ya menguado por la torpeza de nuestros funcionarios diplomáticos, para atender en forma adecuada, el reclamo nicaragüense, ha sido víctima, por primera vez de un huracán tipo 5. El más alto en la clasificación de Saffir-Simpson. Da grima ver como desde las 3 am, del día previo a su paso por Providencia, se interrumpieron todas las comunicaciones de cualquier naturaleza. Definitivamente la unidad de atención de desastres, no existe. Como es posible que sabiendo la urgencia a la que se iban a ver expuestos, nuestros hermanos isleños, no se previeron las medidas de emergencia necesarias para minimizar el daño a personas y a instalaciones. POBRE PAÍS!!!

 

 

columna publicada en el periódico Vanguardia Liberal, Bucaramanga, jueves 19 de noviembre de 2020.- https://www.vanguardia.com/opinion/columnistas/movimiento-civico-conciencia-ciudadana/de-desastre-en-desastre-FX3123241

 


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *