Por: Jorge Castellanos Pulido

Sep/3
Opinión

9 de septiembre, Día Nacional de los Derechos Humanos

El camino de la convivencia pacífica y la reconciliación aun no se han logrado

Compartir

Durante el mes de septiembre la sociedad colombiana se moviliza alrededor de la semana por la paz, hace memoria del ejemplo de San Pedro Claver, apóstol de los esclavos; diversos movimiento sociales de paz y derechos humanos buscan visibilizar el compromiso de los Estados con el Derecho Internacional y Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, especialmente en su defensa, legitimación y promoción; es un marco imperativo de los gobernantes con la dignidad humana en todo tiempo y lugar.

La promulgación de la constitución de 1991 y los acuerdos de paz de 2016 entre el Estado colombiano y las Farc, en medio de tantas controversias, representan un signo esperanzador para la paz de Colombia y sus regiones que reclaman respeto a la vida, inclusión y nuevas instituciones de desarrollo socioeconómico en sus territorios.

El camino de la convivencia pacífica y la reconciliación aun no se han logrado. El horror del conflicto armado y el paramilitarismo siguen cobrando víctimas con masacres repetidas y victimizaciones contra población civil en las regiones; el modelo económico neoliberal, en medio de la tragedia de la pandemia, profundiza el centralismo y la desigualdad económica; la distribución equitativa del ingreso sigue aplazada.

El observatorio de INDEPAZ ACPAZ sintetiza esta situación recientemente …“El conflicto armado lejos de haberse superado, hoy está degradado, es más complejo con nuevas expresiones de bandas criminales y grupos armados pos-desmovilizados, con características ambiguas que han sido motivo de controversias y apreciaciones conflictivas entre distintas instituciones y organizaciones de ddhh sobre la difusa relación y caracterización entre paramilitares y narcotraficantes, BACRIM y delincuencia común.”

Nuestra solidaridad con las víctimas conlleva un mensaje del compromiso ciudadano para lograr el derecho a la paz, un proceso que no puede desfallecer con la intimidación. El Estado Social de Derecho aun está en la agenda pendiente de la paz, el camino de un nuevo pacto civilizatorio de paz positiva con el diálogo en la solución política del conflicto para la Colombia del siglo XXI, espacio digno de las próximas generaciones.

 

 

https://www.vanguardia.com/opinion/columnistas/movimiento-civico-conciencia-ciudadana

 


Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *